Mujer, madre y trabajadora

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Las mujeres pueden hacerlo todo: desde ser trabajadoras a tiempo completo a convertirse en madres. Son muchas las mujeres trabajadoras en el estado de California y sabemos que la maternidad es deseada por muchas de ellas. Convertirse en madres es una etapa muy bella, desde el embarazo hasta la llegada de sus hijos, y el compartir esos primeros días con el recién nacido. 

 

Todo esto es posible debido a que las leyes de California no abalan la discriminación por embarazo, maternidad o cualquier condición médica relacionada con la maternidad. Un empleador deberá respetar los deseos de su empleada de convertirse en madre y no podrá discriminarla ni terminar su contrato laboral durante el tiempo en que la mujer no pueda realizar su trabajo por posibles complicaciones como lo son la diabetes gestacional y la preeclampsia. 

 

El empleador no podrá negarse a brindarle la ausencia correspondiente por maternidad previa y posterior a la fecha de parto y, en caso de que no sea necesario una ausencia laboral, deberán brindarle las tareas más ligeras o alternativas como lo haría con cualquier otro empleador que se encuentre incapacitado de realizar su trabajo por cierto período de tiempo. La madre contará con doce semanas de ausencia no pagas para cuidar del recién nacido.

 

La discriminación y el acoso a las mujeres embarazadas por su condición es ilegal, al igual que lo es convertir el ámbito de trabajo en un ambiente hostil y ofensivo para la empleada. De acuerdo con las leyes establecidas por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, todas las madres trabajadoras que deban amamantar a sus hijos tienen el derecho de extraer leche en su espacio laboral en caso de ser necesario y el empleador no podrá impedirlo bajo ningún medio.

 

Muchas mujeres trabajadoras consideran que balancear su vida laboral con la maternidad suele ser un trabajo muy duro, pero no por ello las compañías, empresas y empleadores deben de representar un impedimento en su deseo de convertirse en madres. Las leyes de California están siempre del lado del empleado, buscando cuidar los derechos de las madres trabajadoras para que puedan cuidar de sus hijos sin que corran el riesgo de perder sus empleos.

Mantente informado

Más actualizaciones