¿Sabes qué es la Ley de Limón?

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Las leyes siempre se piensan, crean y desarrollan en función de los ciudadanos de un país. Al realizar una compra, el consumidor espera que el funcionamiento del producto sea bueno ya que generalmente ha puesto mucho esfuerzo y empeño en conseguir el dinero para adquirirlo. Es por ello que, si aquello que ha comprado no cumple con los estándares de calidad y uso que debería, la ley está de su lado para ayudarlo.

En muchas situaciones, los consumidores se ven afectados al comprar un automóvil que no está en condiciones o que constantemente presenta fallas y no funciona correctamente, sintiendo que han sido estafados al invertir sus ahorros en algo que termina siendo poco útil. Si este ha sido su caso o el de algún familiar suyo, debe de saber que el estado de California cuenta con una ley particular para estos casos, en los cuales se defiende los derechos de los consumidores al reintegrarles el dinero. 

La ‘’Lemon Law’’ (llamada de este modo ya que el término ‘’limón’’ suele utilizarse para hablar de camiones, autos y motocicletas) puede aplicarse a varios productos defectuosos, pero mayoritariamente se utiliza para hablar de automóviles. En California, son más de 150.000 vehículos los que son vendidos en mal estado y que luego decepcionan a los consumidores al no cumplir con sus expectativas. 

Según las leyes en el Estado de California, se deberá contar con las instalaciones adecuadas para reparar el producto, de modo que el consumidor pueda acceder a una reparación sin grandes dificultades. Solo se permiten cierta cantidad de intentos de reparación del vehículo (y ninguno debe exceder los 30 días) y, en caso de que el producto no pueda ser reparado, se encuentran obligados por la ley de ofrecerle al consumidor un reemplazo o incluso un reembolso.

Como consumidores, tenemos derechos, los cuales no pueden ser ignorados. Al acceder a un producto, estamos confiando en el vendedor y consideramos que el bien que adquirimos se adecuará a nuestras necesidades, es por eso que no debemos culparnos si algo sale mal durante la transacción. Usted debe de saber que puede solicitar el cambio del producto o incluso el reembolso íntegro del bien que quiso consumir.

Mantente informado

Más actualizaciones